Nada sobre la Tierra puede parar al hombre que posee la fuerza mental para lograr sus metas (Marioni 78)
Lo importante no es llegar, lo importante es el camino (IceMan)
”No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.” (La Central de Abastos)

13 noviembre 2006

Dia 11/11/06



Sábado 11/11/2006
Ruta: Mantible. 40 Kms.
Agustín, Chema, Félix, Rubén, Alfredo y Elías.


Perfil



Coeficiente:152





Mucha niebla a las 9:15 h. en la rotonda de la “ñ” y muchas ganas de comenzar. La temperatura un poquito fresca, apenas 10ºC.
La niebla se hace más densa cuando subimos al parque de los enamorados y tomamos dirección a la banqueta del Ebro. En la banqueta la niebla dejó paso a un sol espléndido foto y a un mar que bien pudiera ser el Cantábrico pues estaba entre nosotros y la sierra de Cantabria. foto1
Bajamos velozmente por asfalto a El Cortijo, pasamos el puente sobre la vía muerta del ferrocarril y tomamos dirección, ya por camino, al puente que le da nombre a la marcha. Camino mojado, muy pedregoso, circunvalando viñas de gamas ocres, casi calvas de hojas, debajo dejamos los dos arcos del puente romano foto2 que da nombre a la ruta, bajamos por una senda hasta la orilla del Ebro con un poco de niebla y doscientos metros antes de tomar un camino asfaltado pincha Elías. foto3 Reparamos la rueda trasera de su bici y antes de retomar la marcha y sin subirnos aún a nuestras monturas la rueda trasera de la bici de Alfredo también se queda sin aire. Nos hacemos unas risas debido a la casualidad o causalidad de los eventos.
Llegamos a Fuenmayor y nos dirigimos a la parte más dura de la ruta, la subida al cerro de la Grajera, muchas piedras sueltas, silencio. Como casi siempre, Félix y Chema pugnan por el maillot de la montaña y en la cima nos tienen que esperar.




Alfredo va mal debido a un pinzamiento en la espalda que lo deja encorvado. Elías vuelve a pinchar, esta vez la rueda delantera, Félix saca de la cubierta el centímetro de pincho clavado, foto4 montamos la rueda y seguimos por la cima en dos grupos, Alfredo y Agustín por un lado y Rubén, Chema, Félix y Elías. Los cuatro seguimos la ruta marcada hasta la parte más bonita de la marcha, el pinar de La Grajera donde la vista de Logroño es espectacular.
El trecho hasta el camino de bajada al observatorio lo debemos hacer a pie pues los agricultores ha labrado el camino y esto hace que nuestras bicis se hundan impidiendo el avance. La bajada es rápida hasta el Barrio de Yagüe y allí nos despedimos.






2 comentarios:

José Manuel Jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Manuel Jiménez dijo...

La verdad, Agustín, que te lo curras un montón. Buen trabajo y a seguir adelante.