Nada sobre la Tierra puede parar al hombre que posee la fuerza mental para lograr sus metas (Marioni 78)
Lo importante no es llegar, lo importante es el camino (IceMan)
”No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.” (La Central de Abastos)

21 marzo 2008

Vía Verde Cidacos/Préjano

Kilómetros: 62.8 Km
.

.
Acumulado Grupo año: 639.09.
........... Acumulado Grupo
.
.
Elías, Paco, Miguel Ángel y Félix.

Ya ha amanecido, son las siete de la mañana, saco el coche del garaje y me dispongo a cargar la bici con la ayuda de Miguel Ángel que, como siempre, ha venido puntual. Llega Félix, echamos su bici al lado de la mía. Ya estamos preparados para nuestra aventura de hoy:

Salimos por la N232 para llegar a Calahorra y aparcamos en el ahora vacío parking del hiper Eroski. Nos cambiamos los zapatos, descargamos las bicis, repasamos las notas y nos disponemos a salir cuando llega una pareja de municipales a la que les preguntamos el inicio real de la vía verde. Después de darnos toda clase de explicaciones nos dicen que les sigamos, nos escoltarán hasta el principio, un parque al lado del río Cidacos. Agradecemos el favor y nos despedimos cordialmente.

Mucho frío, 2º C , y un viento fuerza 2/3 que nos acompañará hasta Arnedillo. Comenzamos a dar pedales para entrar rápidamente en calor, pasamos por debajo los puentes de la autopista y N232. El camino es bueno, asfaltado y está bien indicado. A la derecha el edificio de bomberos, un antiguo apeadero usado por la gente de las huertas que estamos pasando y una larga recta nos deja en un punto peligroso y a tener en cuenta bikeros: debemos cruzar la carretera a Arnedo por el polígono industrial de Autol. Hecho esto giramos a la derecha para pasar por la antigua y ahora abandonada estación. Vamos deprisa, pedaleando entre viñedos y de repente nos topamos con la entrada al primer túnel de la ruta. La sensación entre la luz y la penumbra nos deja ciegos un instante hasta que nuestros ojos se hacen a la oscuridad. Es angosto pero está bien iluminado, la temperatura ambiente sube, el viento deja de soplar e instintivamente nos ponemos en fila india manteniendo dos o tres metros de distancia, es una sensación diferente, no hay luz, sonidos, solo nosotros y 700 mts. de oscuridad. La salida nos deja en el segundo cruce peligroso de la carretera a Arnedo. Los cortados y el castillo a la derecha nos dan la bienvenida a Quel, aquí nos está esperando Paco que, como cicerone, nos acompañará hasta el final. Llegamos a la capital del calzado, en este punto la ruta no sigue el trazado original, que iba por el centro de ciudad, sino que sigue una variante bien indicada junto al río. Debemos tener precaución pues la vía tenemos que compartirla con coches. Con el Cidacos a la izquierda, pasamos el Monasterio de Vico, llegamos a Herce y los cruzamos, un poco más adelante, por un puente de hormigón. Ahora vamos por la margen derecha, entre árboles. El terreno es espectacular, pica un poco más hacia arriba hasta el cruce a Préjano. A partir de este cruce entramos en el cañón de Arnedillo, cortados de roca verticales y una antigua cantera de piedra nos deja en la entrada al segundo túnel. Este es más largo y ancho que el anterior además está mejor iluminado. Cuidado con las puertas de forja a la entrada y salida, cabe justo el manillar de la bici. La salida del túnel es la antigua estación de Arnedillo, antaño rehabilitada como balneario, fin de la primera ruta.

Bajamos por la misma vía hasta el cruce de Préjano, una pequeña subida nos lleva a otro cruce con dos indicaciones iguales, izquierda y derecha, de la vía verde. Decidimos ir por la izquierda, ésta pica más para arriba que la del Cidacos aunque sigue siendo suave. A la derecha las antiguas minas de carbón y encima de ellas los Cortados de Peñalmonte. Después de 5 kms. entre olivos y almendros llegamos a Préjano, atravesamos el último túnel, mucho más pequeño que los anteriores , aunque nos causa la misma sensación. Así llegamos al final de la vía verde, con el monte Peña Isasa nevado enfrente, nos damos media vuelta y con el aire a favor rápidamente desandamos lo andado hasta Quel donde Paco y Lucía nos deleitan con un almuerzo a base de chuletas, panceta, chorizo, melocotón en almíbar y el especial de la casa un sabroso postre llamado "Juanguila", que solamente se hace en esta época del año.

Ruta espectacular, paisaje variopinto, mucho asfalto (¡eh¡ Miguel Ángel), buen día, buena compañía y buen almuerzo, no podemos pedir mas, bueno si.......
¡¡¡Queremos repetir¡¡¡.,

La próxima Vía Verde Haro/Ezcaray.

3 comentarios:

tete dijo...

Ósea que subes Arnedillo y no os dais un bañito en las pozas, creo que os estáis haciendo un poco viejitos

elias dijo...

Te estabamos esperando Agustín por dos motivos:
a) Para que te pagaras un spa.
b) Por tu cumpleaños.
La próxima salida a ver si llevas una tarta con las 85 velas.

Fenridal dijo...

See here or here