Nada sobre la Tierra puede parar al hombre que posee la fuerza mental para lograr sus metas (Marioni 78)
Lo importante no es llegar, lo importante es el camino (IceMan)
”No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.” (La Central de Abastos)

27 diciembre 2007

Ruta de las Sendas


Kilómetros: 29.83 Km.
.
Acumulado Grupo año: 2153,12
.
Perfil
.
IBP: 66.54
.
Félix, Sintes, Elías y Eduardo..
.
Crónica por Eduardo.

A las 8.30 de la mañana nos juntamos Félix, Sintes, Elías y Eduardo. Casi sin mediar palabra, porque la mañana está muuuy fría, cargamos las bicis en los coches y salimos hacia Santa Cruz de Campezo; que es el pueblo desde el que comenzaremos ésta ruta.

Tras una media hora en coche y con varios comentarios a cerca de nuestra salud mental, emprendemos el recorrido con el mercurio oscilando entre los 4 y 5 grados bajo cero; eso sí, el cielo está tan despejado como en los mejores días de Agosto.

La salida de Santa Cruz pasa junto a la gasolinera, por la carretera de Vitoria; en apenas unos 200 mts. tomaremos un camino asfaltado que sale por la izquierda. Este camino, nos llevará en unos 5 kms. de terreno asfaltado hasta Bujanda; sirviendo de calentamiento para la preciosa ruta que vamos a afrontar. La cual, por cierto tendrá sólo 30 kms. pero nos llevará 2 horas y media recorrerla.

Justo al salir de Bujanda cruzamos la carretera y empieza lo bueno. Al principio transitamos por un hayedo con una pista en buenas condiciones; aunque como ocurrirá durante todo el día, el suelo está totalmente helado. Pronto dejamos la pista para tomar un sendero estrecho que nos permitirá franquear un río; retomamos la pista principal, que nos llevará hasta Corres. Los últimos 300 mts. hasta llegar al pueblo tienen bastante pendiente, pero están encementados. Atravesamos el pueblo y tomamos un camino en muy buen estado que pasa junto a una ermita; pronto lo dejaremos para seguir subiendo por una senda con unos paisajes espectaculares. Tras agruparnos iniciamos un descenso que salvo unos escalones rocosos, que decidimos dejar para otra ocasión, se puede bajar montado aunque manteniendo bastante atención.

Llegamos a Antoñana y tomamos la vía verde del ferrocarril Vasco-Navarro, que une Vitoria con Estella. Este tramo, totalmente llano, invita a poner desarrollo y apretar un poco a los compañeros, aunque el paisaje sigue siendo muy bonito. La vía verde nos dejará de nuevo en Santa Cruz de Campezo, para iniciar la segunda parte del recorrido.

Las posibilidades de elegir caminos son casi infinitas desde éste pueblo, pero decidimos tomar el que inicia la subida al Joar. Los pocos metros que transitamos por él, nos dan para imaginar como será la subida, que en 7 kms. supera algo más de 800 m. de desnivel; pero tenemos muy claro que para afrontar ese reto, hay que estar muy motivado. Dejamos la pista principal y nos desviamos hacia la izquierda. En este punto, Sintes opina que ha tenido bastante por hoy y decide esperarnos en los coches. Durante varios kilómetros, los largos tramos de subida se alternan con pequeños tramos de bajada, que inevitablemente te llevan a pensar que alguien los pone para fastidiar y así tener que seguir subiendo.

Al llegar a un pequeño descampado, desaparece el camino y se inicia el descenso más espectacular de la ruta y sin duda uno de los mejores que pueden hacerse montado sobre una bici. La senda, al principio nos obliga a bajar con precaución, porque el terreno está helado y porque la caída hacia la izquierda puede ser muy problemática. Tras un gran giro a la izquierda y un corto tramo con muchísima pendiente, podremos soltar los frenos y dejar correr las bicis, sintiendo que estamos haciendo un slalom gigante; viendo como los troncos nos pasan rozando los manillares y nuestros hombros, disfrutar de la naturaleza junto con el frío y el esfuerzo acumulado es un autentica gozada.

Tras unos 5 kms. de increíble descenso, llegamos a una pista que discurre paralela al curso del río y que en unos minutos nos dejará de nuevo en Santa Cruz de Campezo.

Cuando vemos aparecer las primeras casas, por nuestras mentes sólo pasa un pensamiento: “¿Cuándo podré volver a hacerla…?”.
.

1 comentario:

tete dijo...

sois unos machacas algun dia hay que prepararla (siento la ausencia de hoy)